BRASIL: LOS ACUERDOS BILATERALES SON UN COMPONENTE CLAVE EN LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO

Código Fecha Clasificación Origen
09BRASILIA757 16 de junio de 2009 Confidencial Embajada en Brasilia

Buscar la fuente: [Wikileaks] [MRKVA] [Google]

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

VZCZCXRO0028
RR RUEHRG
DE RUEHBR #0757/01 1671920
ZNY CCCCC ZZH
R 161920Z JUN 09
DESDE EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN BRASILIA
PARA RUEHC/SECSTATE WASHDC 4492
INFO RUEHAC/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN ASUNCION 7560
RUEHLB/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN BEIRUT 0067
RUEHBO/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN BOGOTA 4936
RUEHBU/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN BUENOS AIRES 6259
RUEHCV/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN CARACAS 4391
RUEHLP/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LA PAZ 6905
RUEHPE/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LIMA 4260
RUEHLI/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LISBON 0515
RUEHMD/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN MADRID 0732
RUEHME/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN MEXICO 2164
RUEHMN/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN MONTEVIDEO 7772
RUEHSG/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN SANTIAGO 0971
RUEHRG/CONSULADO DE LOS ESTADOS UNIDOS EN RECIFE 9647
RUEHRI/CONSULADO DE LOS ESTADOS UNIDOS EN RIO DE JANEIRO 7857
RUEHSO/CONSULADO DE LOS ESTADOS UNIDOS EN SAO PAULO 4202
RUEAWJA/DEPT OF JUSTICE WASHDC
RUEABND/DEA HQS WASHDC
RHEHNSC/NSC WASHDC

C O N F I D E N C I A L SECCIÓN 01 DE 07 BRASILIA 000757

SENSIBLE
SIPDIS

E.O. 12958: DECL: 06/16/2019
TAGS: KCRM NAR PREL BR
TEMA: BRASIL: LOS ACUERDOS BILATERALES SON UN COMPONENTE CLAVE EN LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO
Clasificado por: Acting Deputy Chief of Mission Marie Damour, Razón 1.4 (b) y (d)

¶1. (C) Resumen: La estrategia del Brasil para luchar contra el narcotráfico se ha enfocado en gran parte en crear un marco diplomático bastante amplio, reconociendo que “el tráfico ilegal de narcóticos constituye una amenaza para el bienestar y salud de las poblaciones, así también como un problema que afecta las estructuras económicas, políticas, sociales y culturales del Brasil y sus aliados bilaterales”. Consecuentemente, Brasil ha firmado una docena de acuerdos bilaterales que se proponen lograr una mejor coordinación con los países dentro y fuera de la región para luchar contra el tráfico y consumo de drogas ilegales. Los acuerdos muestran una considerable flexibilidad ya que los niveles de autoridad varían, se acepta la utilización de formas estructuradas o ad-hoc, etc., además se muestra disposición a combatir contra una serie de temas relacionados al narcotráfico y crimen internacional; todo esto podría ser útil para los EEUU en caso de suscribir un acuerdo de esta índole con Brasil a nivel bilateral o regional, sin embargo no está claro si el gobierno de aquel país está dispuesto a firmar tratados de este tipo con nuestro gobierno, ya sea a nivel bilateral o regional. Fin del Resumen.

¶2. (U) Este cable analiza una muestra de 21 tratados bilaterales firmados por Brasil entre 1988 y 2005 (ver el apéndice para una lista de éstos). Mientras que Post se ha concentrado fundamentalmente en aquellos firmados con países sudamericanos, nosotros hemos analizado aquellos firmados con países externos a la región para identificar patrones y ángulos comunes. Un posterior cable analizará la medida en que han sido puestos en práctica.


Categorizando los acuerdos


¶3. (U) Brasil ha firmado convenios bilaterales con todos los países de la región. De todos éstos, Post ha examinado 17 que fueron firmados entre 1988 y 2005. Adicionalmente, Brasil ha suscrito varios acuerdos con países de otras regiones. Considerando los propósitos de este cable, Post analizó los firmados con el Líbano, México, Portugal y España, quienes representan una mezcla de países de Centro y Norte América, Europa y el Medio Oriente con quienes Brasil sostiene relaciones que pueden ser calificadas de buenas a excelentes. (Nota: Una lista de los acuerdos analizados puede ser encontrada en el párrafo 21. Fin de la nota.)

¶4. (U) Estos convenios pueden ser divididos, a grandes rasgos, en tres grupos:

Acuerdos de cooperación para prevenir el uso de drogas ilegales y psicotrópicos.
Acuerdos que contienen explícita o implícitamente temas de lucha contra el narcotráfico, pero que no se enfocan exclusivamente en ellos
Acuerdos orientados en la creación de comités bilaterales para una serie de temas, algunos de los cuales están enfocados en políticas y acciones antinarcóticos.


Categoria 1: Acuerdos Antinarcóticos


¶5. (U) En general, estos convenios tienden a expresar que ambas partes están conscientes de que “el tráfico ilegal de drogas representa una grave amenaza a la salud y bienestar de las poblaciones, así también como un problema que afecta las estructuras del Brasil y sus vecinos.” Los acuerdos firmados con Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y países fuera de la región como España, Líbano y México, comparten mucho de este lenguaje. En los convenios, normalmente las partes se comprometen a:

BRASILIA 00000757 002 OF 007

Intercambiar información policial y judicial sobre personas involucradas en la producción y tráfico de narcóticos, así también como en actividades ligadas al narcotráfico;

Coordinar estrategias que ayuden a evitar el consumo drogas, permitir la rehabilitación de adictos, controlar el tráfico de sustancias precursoras en la elaboración de drogas, y luchar en general contra el narcotráfico.

Compartir avances técnicos y científicos que permitan detectar, controlar, y erradicar las plantaciones que permiten la producción de narcóticos.

Intercambiar información sobre legislación en el área de drogas ilegales, substancias psicotrópicas y precursores químicos en la elaboración de narcóticos.

Compartir información sobre la importación/exportación de los precursores químicos que son utilizados en la producción de drogas ilegales.

¶6. (U) Otros acuerdos presentan distintos niveles de especificidad. Por ejemplo, el convenio de 1999 con España prevé el intercambio de información sobre programas de rehabilitación; información sobre los modos de transporte, rutas utilizadas, correo, y otros; así también como el intercambio de personal para mejorar el flujo de información y conocimientos sobre el tráfico de drogas.

¶7. (U) En la mayoría de los casos, los intercambios deben ser organizados por los respectivos ministerios de relaciones exteriores- en el caso de Brasil, por el Ministerio de Relaciones Exteriores (Itamaraty)- y se manejan de forma ad-hoc en base al requisito de cualquiera de las partes. En algunos casos, la implementación de los acuerdos debe ser llevada a cabo por “comistas” (ver más abajo); en unos pocos casos, los “comistas” deben ser presididos conjuntamente por Itamaraty y la Secretaría Nacional Anti-Drogas (SENAD), parte de la Oficina Presidencial para la Seguridad Institucional (GSI).

¶8. (U) En los casos de Argentina, Paraguay, y Uruguay, Brasil ha realizado enmiendas a los acuerdos para de esa manera crear un marco que permita un trabajo cooperativo en las regiones fronterizas. Al firmar estas enmiendas, ambas partes se comprometen a desarrollar estrategias conjuntas para luchar contra el consumo de drogas ilegales y promover la rehabilitación de drogadictos en las regiones fronterizas. La implementación de estas enmiendas normalmente es delegada al SENAD.

¶9. (U) Algunos de los convenios, no todos, contienen disposiciones requiriendo que la información compartida sea mantenida de manera confidencial, esto de acuerdo a las leyes de cada país y que solo sea utilizada para los propósitos de los convenios.


Categoria 1: Los países productores como excepciones


¶10. (U) Países productores, como Bolivia y Colombia, tienden a romper los patrones al suscribir acuerdos más específicos en sus disposiciones, además de que delegan la puesta en práctica de los convenios a la autoridad anti-narcóticos de cada país, en vez de que lo hagan los ministerios de relaciones exteriores. Esta “desviación” de las formas tradicionales desde 1999 con Bolivia y Colombia se justifica por la necesidad de establecer contacto directo entre las instituciones de lucha contra el narcotráfico, para así hacer

BRASILIA 00000757 003.2 OF 007

la cooperación más eficiente. En el caso del acuerdo con Colombia, la implementación del tratado por parte del gobierno brasileño se da a través del Ministerio de Justicia, y en el caso del tratado con Bolivia, a través también del Ministerio de Justicia y del SENAD. Los acuerdos con Bolivia y Colombia incluyen también una extensa gama de áreas en las que ambos países se comprometen a trabajar conjuntamente. En ambos casos, los países proporcionarán información sobre las áreas de cultivo de precursores, para así de manera conjunta elaborar una lista de estos y de las substancias químicas que les permita poner en práctica un control más riguroso sobre el tráfico legal e ilegal de estas substancias en las fronteras. Algunas de estas disposiciones establecen que:

Ambas partes cooperarán para asegurar el control del comercio, paso de aduanas, y operaciones de distribución de precursores y substancias químicas que forman parte de la lista de substancias prohibidas. Además, compartirán información sobre la presunta utilización de éstas en operaciones ilegales.
Ambas partas se asegurarán que toda la importación, exportación, re-exportación, tránsito, y distribución de precursores sea correctamente documentada.
En caso de sospechar actividades ilícitas por parte de algún individuo/grupo, se compartirá toda la información relativa al tipo de precursor o substancia química, así como el nombre, dirección, teléfono, fax, y posibles compradores del traficante; igualmente datos estadísticos sobre la oferta y demanda de precursores y substancias químicas en cada país.
La autoridad central de cada país se encargará, a pedido de la contraparte que dispondrá de información confiable, de investigar a los receptores de las substancias o precursores en cuestión.
La autoridad central de una de las partes le podrá solicitar a la otra información sobre los individuos u organizaciones que están a cargo de la venta, importación, exportación, re-exportación distribución, transporte o almacenamiento para así poder comenzar los trabajos investigativos.


------
Categoria 2: Acuerdos relacionados pero no enfocados completamente en el tema del tráfico de drogas


------

¶11. (U) Brasil también ha firmado acuerdos más generales que le permiten luchar efectivamente contra el narcotráfico, a pesar de no estar completamente enfocados en el tema.

CRIMEN TRANSNACIONAL

¶12. (U) Por ejemplo, un tipo de acuerdo firmado por Brasil, aunque en muy pocas ocasiones, es aquel que se enfoca en la cooperación a nivel policial para luchar contra el crimen transnacional. En 2005, Brasil y Colombia firmaron uno de este tipo, aunque está pendiente la ratificación por parte del primero. El tratado reconoce la influencia y amenaza ejercidas por el tráfico de drogas y armas sobre la estabilidad y seguridad regionales, y la importancia de la aplicación de la ley de forma conjunta para poder combatir al crimen organizado transnacional. Este tipo de acuerdos se enfocan en las siguientes áreas:

Tráfico de drogas
Tráfico de armas
Tráfico de personas
Explotación sexual de menores
Crímenes contra el medioambiente
Lavado de dinero
Contrabando
Falsificaciones
Propiedad intelectual
Crímenes cibernéticos

BRASILIA 00000757 004 OF 007

¶13. (U) Bajo el acuerdo, las partes se comprometen a compartir información de inteligencia relacionada con los crímenes mencionados anteriormente, compartir la información almacenada en sus bases de datos, y así poner en práctica operaciones conjuntas. Adicionalmente, el acuerdo llama a las partes a compartir sus experiencias en el área de seguridad pública, especialmente en el tema de policía comunitaria, seguridad en eventos deportivos, protección a dignatarios visitantes, prevención de secuestros, orden público, y la protección de los derechos humanos y civiles, entre otros. El convenio también convoca a la creación de un Grupo de Trabajo Bilateral Policial (GTBP) que deberá ser dirigido del lado brasileño por su Ministerio de Justicia y la Policía Federal del Brasil (DPF, por sus siglas en portugués), éste se reunirá de manera anual, o más frecuentemente si se presentaran necesidades extraordinarias, y desarrollará un plan de trabajo conjunto para implementar el acuerdo. Finalmente, el convenio insta a los jefes policiales de las áreas fronterizas a reunirse al menos cada dos meses con el propósito de evaluar los progresos obtenidos y poder realizar ajustes a la implementación del acuerdo si esto fuera necesario.

CONTROL DEL ESPACIO AÉREO

¶14. (U) Brasil ha firmado varios acuerdos, relativos estos al control y combate del tránsito aéreo relacionado con actividades ilícitas, con varios países, incluyendo Argentina, Colombia, Paraguay, y Uruguay. Normalmente este tipo de convenios llaman a las partes a combatir el tráfico aéreo de actividades ilícitas en sus territorios, a implementar un sistema de intercambio de información, entrenamiento técnico y operacional, y a evaluar regularmente la eficiencia de estos programas.


Categoría 3: Comista, o comité conjunto permanente


¶15. (U) La tercera categoría de acuerdos que Brasil ha firmado se caracteriza por el establecimiento de comités conjuntos permanentes, o “comistas”. El país ha firmado este tipo de convenios con alrededor de 40 países, siendo la mayoría de ellos sudamericanos, asimismo con países de todas las regiones del mundo como ser Canadá, Corea del Sur, China, Irán, Egipto, Francia, India Japón y Nigeria. En algunos casos, Brasil ha firmado acuerdos para establecer un solo Comista que se enfoca en varios temas, y que al mismo tiempo generan varios sub-Comistas que se encargan de temas más específicos. Por ejemplo, el Comista con Bolivia implica también la existencia de un sub-Comista enfocado en temas anti-narcóticos. De la misma forma, Brasil también ha creado Comistas orientados a un tema específico. Por ejemplo, los acuerdos firmados con México, Paraguay, España, Venezuela y Perú crean el marco para un único Comista avocado totalmente al tema de la lucha contra el narcotráfico.

¶16. (U) Generalmente, los Comistas enfocados en un único tema son creados para estar a cargo de la implementación de los acuerdos anti-narcoticos bilaterales, además de tener la potestad para proponer medidas que mejoren su aplicación, así también como la de evaluar la efectividad de las medidas que cada país está tomando. En la mayoría de los casos, son presididos por los ministros de relaciones exteriores de cada país, y estan obligados a reunirse al menos de forma anual, alternándose la sede entre ambos países. Asimismo, pueden reunirse de forma más continua, siempre y cuando exista un aviso previo de dos meses. Algunos Comistas tienen la potestad de establecer “grupos de trabajo”, y otros, “subcomités”, los cuales pueden reunirse más regularmente y enfocarse en áreas más específicas. Solamente el Comista Brasil-Paraguay tiene la potestad de crear ambos tipos de sub-organizaciones.

¶17. (U) Existen excepciones respecto a la dirección de los Comistas por parte de los ministerios de relaciones exteriores. El Comista Brasil-Mexico,

BRASILIA 00000757 005 OF 007

por el lado brasileño, está presidido de manera conjunta por Itamaraty y la Policía Federal del Brasil; y los Comistas Brasil-Peru y Brasil-España por Itamaraty y SENAD.


Comentario:


¶18. (C) Itamaraty ha construido una estructura de relaciones diplomáticas en varios niveles, lo cual le permite a Brasil trabajar bilateralmente con países dentro y fuera de la región. A pesar de no ser posible establecer qué tan efectivos son estos acuerdos para la lucha y cooperación antinarcóticos, si se puede considerarlos importantes en la medida que definen la lucha contra el narcotráfico como una prioridad para ambos países. Hecho visible en los convenios suscritos con distintas disposiciones, Brasil ha demostrado que está deseoso y es capaz de mantener una postura flexible, que se adapta a las distintas circunstancias de los países en cuestión. Itamaraty ha cedido el liderazgo de los organismos a otras agencias, como en el caso con Bolivia y Colombia, así también como ha decidido compartir la dirigencia mediante su oficina presidencial, el SENAD. A pesar de que la existencia de estos acuerdos constituye un incentivo para la elaboración de un convenio bilateral con nuestro país, no está claro las razones que llevaron a la suscripción de estos, o que el gobierno del Brasil los considere motivo suficiente para firmar un acuerdo bilateral con los EEUU.

¶19. (C) En relación a las iniciativas para con los países sudamericanos, estos convenios demuestran qué temas son vistos al interior de la región como aceptables. Sin embargo, tres advertencias son necesarias: primero, es importante recalcar que los funcionarios del gobierno brasileño se muestran reacios a cooperar en foros de mayor cobertura sobre temas que consideran únicamente de interés bilateral (ej: controles fronterizos). Segundo, al enmarcar los problemas de manera muy específica, los funcionarios brasileños tienden a rechazar la cooperación en áreas que no consideran parte de los intereses de otros países. Por ejemplo, tienden a minimizar la legitimidad del interés norteamericano en el tráfico de drogas en Brasil, arguyendo que ésta está destinada a los mercados de Europa y África. Tercero, funcionarios de alto rango brasileños tienden a reaccionar bruscamente al tema del tráfico de drogas, en vez de buscar soluciones que detengan las tendencias crecientes. Han rechazado algunas propuestas para cooperar en la identificación de grupos narcotraficantes, descartando el proceso de regionalización de las bandas criminales y cuestionando la evidencia sobre la expansión de los carteles mexicanos y colombianos a otros países de Sudamérica.

¶20. (C) Para concluir, se debe tomar en cuenta que Itamaraty no subscribe acuerdos con los EEUU sin considerar las implicaciones que estos pueden tener sobre la relación diplomática entre ambos países en general, sobre el liderazgo de Brasil en la región, y para la posición a nivel global de su país. El gobierno brasileño parece abierto a trabajar conjuntamente con los EEUU en aquellas áreas donde la relación parecería ecuánime (ej: cooperación trilateral), mientras que se muestra reticente a cooperar con los EEUU en aquellos campos en los que nuestro país es, o al menos parecería, el socio dominante. En este marco, Brasil se ha mostrado voluntarioso con nuestro gobierno en foros y actividades conjuntas que involucran a países en vías de desarrollo externos a la región, pero se niega a cooperar con los EEUU en el ámbito sudamericano o en foros de la región. Fin del comentario.

¶21. (U) Principio del apéndice: A continuación se encuentra una lista de los acuerdos analizados en este cable.

Argentina:
Acuerdo de 1993 sobre cooperación para la prevención y combate del tráfico de drogas ilegales y substancias psicotrópicas (en vigor desde 1995);
Acuerdo de 2002 para combatir el tránsito de aeronaves posiblemente involucradas en actividades ilegales (en vigor desde 2006)

BRASILIA 00000757 006 OF 007

Intercambio de notas en 2005 para así lograr enmiendas al acuerdo de 1993 que generen el marco para la cooperación en materia de reducción de la demanda de narcóticos en las ciudades fronterizas (en vigor desde 2005)

Bolivia:
Intercambio de notas en 1988 para la creación de un comité conjunto de carácter permanente que permita coordinar las relaciones bilaterales (en vigor desde 1988)
Acuerdo de 1999 sobre cooperación para la lucha contra la utilización ilegal de precursores y substancias químicas utilizadas en la producción de drogas ilegales y psicotrópicos (en vigor desde 2004).

Chile:
Acuerdo de 1990 sobre cooperación para la prevención y combate del tráfico de drogas ilegales y substancias psicotrópicas (en vigor desde 1992);

Colombia:
Acuerdo de 1997 sobre cooperación para la lucha contra la utilización ilegal de precursores y substancias químicas utilizadas en la producción de drogas ilegales y psicotrópicos (en vigor desde 1999).
Acuerdo de 1997 para combatir el tránsito de aeronaves posiblemente involucradas en actividades ilegales (en vigor desde 2006)
Acuerdo de 2005 para cooperación a nivel policial (no ratificado).

Perú:
Acuerdo de 1999 sobre cooperación para la prevención y combate del tráfico de drogas ilegales y substancias psicotrópicas (en vigor desde 2002);

Uruguay:
Acuerdo de 1991 sobre cooperación para la prevención y combate del tráfico de drogas ilegales y substancias psicotrópicas (en vigor desde 1995);
Intercambio de notas en 2002 para así lograr enmiendas al acuerdo de 1993 que generen el marco para la cooperación en materia de reducción de la demanda de narcóticos en las ciudades fronterizas.
Acuerdo de 2002 para combatir el tránsito de aeronaves posiblemente involucradas en actividades ilegales (en vigor desde 2008)

Venezuela:
Acuerdo de 1997 sobre cooperación para la prevención, control, y combate del consumo y tráfico de narcóticos y substancias psicotrópicas (en efecto desde 1990).

Paraguay:
Acuerdo de 1988 sobre cooperación para la prevención, control, y combate del consumo y tráfico de narcóticos y substancias psicotrópicas (en efecto desde 1992).
Acuerdo de 2000 para combatir el tránsito de aeronaves posiblemente involucradas en actividades ilegales (en vigor desde 2002).
Intercambio de notas en 2002 para así lograr enmiendas al acuerdo de 1993 que generen el marco para la cooperación en materia de reducción de la demanda de narcóticos en las ciudades fronterizas (en efecto desde 2002).

Líbano:
Acuerdo de 2003 sobre cooperación para la lucha contra la producción, consumo y tráfico de narcóticos y substancias psicotrópicas; así también como contra el lavado de dinero y otras transacciones fraudulentas (no fue ratificado)

México:
Acuerdo de 1996 sobre cooperación para combatir el narcotráfico y la adicción a las drogas (ratificado en 1997)

BRASILIA 00000757 007 OF 007

Portugal:
Acuerdo de 1991 sobre cooperación para prevenir el uso y tráfico de drogas ilegales y substancias psicotrópicas (ratificado en 1995).

España:
Acuerdo de 1999 para el control del tráfico ilícito y la prevención del consumo de narcóticos y psicotrópicos (ratificado en 2004)
Fin del apéndice.

SOBEL