(C) LAS RELACIONES ESTADOS UNIDOS - ARGENTINA: DR. JEKYL Y MR. KIRCHNER

Código Fecha Clasificación Origen
07BUENOSAIRES376 27 de febrero de 2007 Confidencial Embajada en Buenos Aires

Buscar la fuente: [Wikileaks] [MRKVA] [Google]

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

VZCZCXYZ0000
OO RUEHWEB

DE RUEHBU #0376/01 0582141
ZNY CCCCC ZZH
O 272141Z FEB 07
DESDE: EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN BUENOS AIRES
PARA: RUEHC/SECSTATE WASHDC IMMEDIATE 7388
INFO RUEHAC/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN ASUNCION IMMEDIATE 5968
RUEHBR/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN BRASILIA IMMEDIATE 5820
RUEHCV/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN CARACAS IMMEDIATE 1094
RUEHLP/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LA PAZ FEB 4470
RUEHMN/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN MONTEVIDEO IMMEDIATE 6210
RUEHQT/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN QUITO IMMEDIATE 0855
RUEHSG/EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS EN SANTIAGO IMMEDIATE 0214
RUEAIIA/CIA WASHINGTON DC IMMEDIATE
RHMFISS/DEPT OF JUSTICE WASHINGTON DC IMMEDIATE
RUEATRS/DEPT OF TREASURY WASHINGTON DC IMMEDIATE
RHMFISS/SEDE DEL COMANDO SUR MIAMI FL IMMEDIATE
RHEHAAA/NATIONAL SECURITY COUNCIL WASHINGTON DC IMMEDIATE
RUEKJCS/SECDEF WASHINGTON DC IMMEDIATE
RUEHUB/USINT HAVANA IMMEDIATE 0062

C O N F I D E N C I A L BUENOS AIRES 000376
SIPDIS

SIPDIS

WHA FOR A/S SHANNON, DAS DUDDY, AND WHA/BSC
P FOR HEIDE BRONKE
NSC FOR JUAN ZARATE AND JOSE CARDENAS

E.O. 12958: DECL: 02/27/2017
TAGS: PREL PGOV ECON VZ AR
TEMA: (C) LAS RELACIONES ESTADOS UNIDOS - ARGENTINA: DR. JEKYL Y MR. KIRCHNER

REF: A. BUENOS AIRES 360
¶B. BUENOS AIRES 311
¶C. BUENOS AIRES 305
¶D. BUENOS AIRES 302
¶E. BUENOS AIRES 301

Classified By: Ambassador E. Anthony Wayne for reasons 1.4
(b)and(d)

1. (C) Resumen y comentario: El Presidente de Argentina, Néstor Kirchner, está intentando replantear una posición para sí mismo, cercana a Chávez aunque trabajando bien con los EE.UU. respecto a temas importantes para la Argentina. Con la ventaja política nacional y las elecciones de 2007 en mente, esperamos que Kirchner continúe con ese balance. Kirchner atacará con grandes críticas indirectas, adulará a Chávez, y sin embargo mantendrá una serie de puertas abiertas con nosotros. Él reconoce la ventaja de tener relaciones tranquilas y positivas con los EE.UU. - especialmente en temas estratégicos claves, como la no proliferación y lucha contra el terrorismo - pero no ve ningún valor para el país en alinearse públicamente con los EE.UU. o con sus políticas. De hecho, él recibe un impulso interno por arremeter contra la presión percibida y en adoptar una posición independiente, al estilo Charles de Gaulle. Las relaciones comerciales y económicas de Argentina con Venezuela son también de importancia estratégica (referencias a, b), la diferencia está en que, Kirchner percibe la ventaja internamente, principalmente electoralmente, al vincularse públicamente con Chávez, está ganándose la vida con ello. Las reuniones entre altos ministros del Gobierno Argentino, AG González, U/S Burns y A / S Shannon fueron uniformemente positivas, reconociendo una agenda común importante en muchas áreas (ref. cd y septels), y el rol de la prensa respect a la visita fue positiva y profusa. A la luz de esta dinámica, las declaraciones de Kirchner en Venezuela - que la Argentina "no contendría a Venezuela" y la invitación a Chávez a visitar Argentina en marzo son señales del deseo del Gobierno argentino por mantener lo que ellos consideran como un "equilibrio" en las relaciones con los EE.UU. y Venezuela.
Fin del resumen.

2. (C) Las visitas del Procurador General Gonzales, el 6-7 de febrero y la de U / S Nick Burns y A / S de Shannon el 8 y 9 de febrero a Buenos Aires y las reuniones con altos Ministros de Kirchner sirvieron para destacar la mejora de las relaciones bilaterales, la amplitud de las mismas, así como el remarque de las prioridades políticas de EE.UU. en la región. Personas cercanas a Kirchner, su jefe de Gabinete, Alberto Fernández y el Ministro de Planificación Julio De Vido, confirmaron a Burns y Shannon la importancia de la relación con el Gobierno de Argentina, la estrecha cooperación a nivel del trabajo en la lucha contra el terrorismo y contra el narcotráfico, y el apoyo internacional para su no proliferación. Junto con el Ministro de Relaciones Exteriores Taiana, ellos compartieron preocupaciones por la situación en Bolivia y Ecuador, y la necesidad de reforzar la estabilidad en la región, incluso a través de esfuerzos conjuntos en Haití. También se hizo hincapié en la importancia que le dan a atraer inversiones de EE.UU. (aunque una decisión negativa hecha pública durante la visita, en relación con un fondo de inversión de EE.UU. en busca de una cuota en una compañía de transmisión de energía, muestra que el mensaje real a los inversores potenciales, en el mejor de los casos, es difuso). El jefe de Gabinete, Fernández, públicamente caracterizó las relaciones como "buenas" al día siguiente de la visita de Burns.

3. (C) Sin embargo, el estilo de Kirchner desde el principio ha sido agresivo frente a los reales, imaginados y fabricados desafíos que provienen de fuentes tan variadas como la Iglesia Católica, el neoliberalismo y el "consenso de Washington", el Banco Mundial y el FMI, las multinacionales extranjeras parasitarias, la prensa y los opositores políticos (ya sea desde adentro o fuera del Partido Peronista) e - indirectamente aludido - los EE.UU. Este estilo lo ha puesto en una buena posición. A medida que la economía entra en auge, impulsada por factores externos favorables, sus indices de popularidad se han disparado, y se han mantenido altos, debido en no poca cuantía a su carácter beligerante.

4. (SBU) Kirchner volvió a demostrar en las últimas dos semanas su intención de atacar a las instituciones externas para obtener réditos en su política interna. Él atacó en varias ocasiones a las instituciones financieras y otras organizaciones internacionales, rechazando sus últimas críticas moderadas a las políticas económicas del Gobierno argentino, y culpándolos nuevamente por la crisis financiera del 2001/2002, así como por los actuales altos niveles de pobreza. A su arrebato le siguieron comentarios críticos suaves de oficiales del Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio acerca de la sostenibilidad de las políticas económicas del Gobierno Argentino. Kirchner también estaba respondiendo a un comentario a la prensa de un portavoz del FMI, que decía que un acuerdo con el FMI era normalmente un requisito previo para la reprogramación de la deuda en el Club de París. A pesar de la explicación del FMI de que se trataba de un requisito del Club de París y no del FMI, Kirchner culpó al FMI - su chivo expiatorio favorito - por bloquear un acuerdo con el Club de París. Él y su Ministra de Economía, Felisa Miceli, también aprovecharon la oportunidad para satisfacer la gran hostilidad del público hacia el FMI rechazando categóricamente cualquier posibilidad de un programa del Fondo con la Argentina.

5. (C) Esta dinámica ayuda a explicar las dos caras de Kirchner, que vemos en nuestras relaciones bilaterales. Kirchner es esencialmente pragmático, pero excesivamente enfocado en los asuntos internos y la opinión pública. El punto más bajo de las relaciones bilaterales en los últimos años, ocasionado por el desempeño del Gobierno argentino en la Cumbre del Mar del Plata, en noviembre de 2005, tal vez lo haya convencido de que fue un tanto demasiado lejos por el camino populista. Desde entonces, hemos visto una mejora gradual y constante en las relaciones con una creciente voluntad de funcionarios de alto rango de entablar un diálogo con nosotros e identificar áreas en las que se pueda fortalecer la cooperación.

6. (C) Sin embargo, no esperamos ver una aceptación pública a los EE.UU. o a muchas de nuestras políticas. La imagen pública de los EE.UU. en la Argentina es la más baja de la región. Las constantes agresiones verbales de Kirchner a las políticas e instituciones, vinculadas en la mente del público a los EE.UU., como por ejemplo, la globalización y las instituciones financieras internacionales, resuenan muy bien aquí siempre y cuando no vislumbren una grave ruptura (ver el ultimo reporte de imágen del INR de EE.UU. de Octubre - Noviembre de 2006 encuesta de Latinobarómetro que compara Argentina con 17 otros públicos regionales). Kirchner calcula - siempre por lo menos con un ojo puesto en las próximas elecciones - que no es muy bueno estar vinculado muy de cerca a los EE.UU., y es poco desventajoso "permanecer firmes" y "proteger los intereses del pueblo" antes que el poder hegemónico.

7. (C) La prensa aquí incita esto, formulando muchos temas como la lucha ideológica entre los EE.UU. y Venezuela por el predominio en la región. Como reflejo de esto, las acciones del Gobierno argentino se están interpretando o como pro-Chavistas o como de acercamiento con los EE.UU. Los contactos nos informan que Kirchner se percibe como manteniendo el equilibrio entre las dos - al estilo Charles de Gaulle entre los poderes de EE.UU. y la URSS en la Guerra Fría. La Embajada ha visto en varias ocasiones, que cuando la prensa parece estar muy al corriente en mostrar la mejora de las relaciones Estados Unidos- Gobierno de Argentina, Kirchner encuentra una oportunidad de públicamente desinflar ese globo. Después de las visitas de González / Burns/Shannon, mientras que en Venezuela recientemente se firmaban una serie de acuerdos comerciales, Kirchner, pudo haberse sentido obligado a "enderezar el equilibrio" y demostrar su independencia con el innecesario comentario que la Argentina no "contendría" a Chávez (ref. A). Los medios de comunicación aquí, de hecho, vincularon los comentarios de Kirchner en Venezuela con los que Burns / Shannon hicieron durante su reciente visita, de que los EE.UU. podría trabajar bien con gobiernos como Argentina y Brasil, pero que Venezuela era "otro asunto".

8. (C) Comentario: Está claro que tenemos diferencias en cuanto a política exterior con el gobierno de Kirchner, en particular sobre cómo vemos a Chávez y sus acciones en Venezuela y la región. Los informes de prensa argentinos dicen que Chávez le estaría devolviendo la visita a Kirchner la semana que viene, coincidiendo con la visita del Presidente Bush a Uruguay (septel - altos contactos del Gobierno argentino nos dicen que esta visita está todavía sin confirmar). Nuestro Embajador ha expresado nuestra gran preocupación acerca de que Chávez aprovechará la ocasión para organizar otra concentración anti-Estados Unidos (como se anuncia en la prensa), cosa que tendría un impacto negativo en nuestras relaciones bilaterales. Ésta, por desgracia, sería el tipo de actitud que se espera de Kirchner; una centrada en las ganancias políticas electorales de corto plazo, sin pensar en las consecuencias de largo plazo. No debemos esperar cambios importantes en la política exterior del Gobierno de Argentina o en sus declaraciones públicas de apoyo a los EE.UU. Tampoco es probable que Kirchner cambie muchas de sus tendencias económicas intervencionistas. Todo esto es principalmente cierto en un año electoral. Pero de hecho, en la mayoría de los temas clave bilaterales y multilaterales importantes para los EE.UU., creemos que podemos seguir construyendo una sólida cooperación de una manera tranquila y reflexiva.

WAYNE